Mapa

En los cuatro rincones del mundo, las ciudades coloniales evocan la atmósfera surrealista de un mundo que ha fallecido. Transpórtate en este momento romántico y trágico a través de estas películas.

1. Pépé le Moko (Argelia / Francia)

Julien Duvivier, 1937, Francia
Un jefe del inframundo parisino encuentra refugio en la Kasbah de Argel. Allí reina el príncipe rebelde, pero el amor de una mujer precipitará su pérdida. Duvivier firmar un Cine negro en la línea del realismo poético de la Cine francés antes de la guerra. Un puñado deactores míticos de esos años Gabin a la cabeza, pero también Mireille Balin, Fernand Charpin o el cantante Fréhel, usan sus bromas en una ciudad blanca que se muestra sin exotismo fácil. Duvivier nunca ha escondido su deuda El precio del poder por Howard Hawks, filmado en 1932, pero las atmósferas que ha creado influirán a su vez en el Casablanca de Michael Curtiz.
Además de algunas tomas documentales, en el estreno de la película, el casbah, donde las sombras de la noche se escabullen, toman forma en los estudios Pathé de la rue Francœur, en París, hoy asedio de una escuela de cine, los Fémis. Marsella y Sète también prestaron algunas vistas. En cuanto a la Kasbah real, este núcleo primitivo de al-Djazaïr árabe-bereber, sigue siendo, a pesar de las degradaciones, una joya urbana inscrita en el Patrimonio Mundial de la UNESCO. Este barrio muy empinado, con su red inextricable de callejones, continúa protegiendo islas de miseria. Pero también hay palacios antiguos, a menudo deteriorados, patios, hammams y mezquitas, y las terrazas se sumergen en el mar. Hoy como ayer, es mejor no aventurarse solo al mar. dentro de este laberinto, especialmente de noche.

Abuelo Moko, Argelia / Francia.

Abuelo Moko, Argelia / Francia.

2. Paño de cocina (Senegal)

Bertrand Tavernier, 1981, Francia
Adaptado de un polar de Jim Thompson sucediendo en el sur de los Estados Unidos, esta película lleva la acción en elÁfrica colonial de la década de 1930. Un policía, burlado por sus conciudadanos por su cobardía y despreciado por su jerarquía, finalmente se rebela y se transforma en Asesino maquiavélico. ¡Todos los que lo humillaron pasarán de la vida a la muerte! El director ha trabajado para hacer este juego de masacre jubiloso, servido por actores, desde Philippe Noiret hasta Eddy Mitchell, pasando por Guy Marchand e Isabelle Huppert, lo mejor que puedan.

La escena de la tragedia ha sido reconstruida en el noroeste de Senegal, en Saint-Louis y en la región de Louga. El primero, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ha conservado barrios enteros y edificios emblemáticos del período colonial, como la oficina de correos, los cuarteles o el palacio del gobernador. El segundo, menos conocido, no se queda con su estación de tren. Fuera de las ciudades, la sabana boscosa, el aliento del harmattan y el viento seco del desierto, te sumergirán en la atmósfera de la película. Cuidado con el golpe … bomba, la sed aquí está sellada con agua purificada, no whisky.

3. Chocolate (Camerún)

Claire Denis, Francia, 1988
Animados por Wim Wenders y Jim Jarmusch, a quienes ella ayudó, Claire Denis entrega una primera película, en parte autobiográfico, bien recibido por la crítica. Una mujer vuelve a Africa del Oeste, y recuerda sus años de infancia en Camerún, en una ciudad boscosa donde su padre era administrador colonial. La niña estaba fascinada por la presencia de un «niño», culto y sensible, que la había tomado en amistad. Claire Denis es una de esas cineastas que hacen la imagen, el marco, el cuerpo y la persona que vive. Isaac de Bankolé, en uno de sus papeles más bellos, expresa las tensiones y los deseos en el trabajo en vísperas de la independencia africana.
El director rechaza cualquier forma de nostalgia por el pasado colonialpero los paisajes que filma, en el norte de Camerún, en la región de Mindif, destilan una melancolía extraña, lacónica y sensual. Este país de la sabana se encuentra en la frontera del África seca, la de los desiertos del Sahara y la África húmeda de los bosques ecuatoriales. El turismo está poco desarrollado y la población es amigable, ¡disfruta!

Chocolate, Camerún.

Chocolate, Camerún.

4. Indochina (Vietnam, Malasia)

Regis Wargnier, 1992, Francia
una Explosión de Hollywood animar esto ficción ficticia que tiene lugar en elIndochina colonial de 1920 a 1950. Eliane, rica heredera de una familia de plantadores, se enamora de un oficial naval. Pero su hija adoptiva, una joven Annamite, está en su turno. Los tres viven un drama sentimental en medio de la intriga política y los primeros ataques cometidos por los nacionalistas vietnamitas. Su papel como mujer de honor, confrontada con la tragedia de la historia, valdrá la pena. Catherine Deneuve para ganar el César de la mejor actriz. (el segundo de su carrera después Último metro) mientras Regis Wargnier respondió elOscar a la mejor película extranjera.

Wargnier no escatimó en los medios para restaurar el clima, el vestuario y la decoración de Indochina del período colonial. Los exteriores fueron fusilados en el sitio y el gobierno vietnamita permitió que el equipo tuviera acceso a los sitios imperiales, incluido el palacio imperial de Bao Dai, el último emperador de Vietnam, en Hue, restaurado para la ocasión. Las escenas más bellas de la película se desarrollan en la provincia de Ninh Binh, al suroeste de Hanoi, y en los islotes rocosos de la bahía de Halong, «la» maravilla natural del país. Pero la plantación de árboles de caucho, el árbol de caucho, se encuentra en Malasia, en el estado de Penang. A pesar de que el norte de Vietnam conserva vestigios del pasado colonial e imperial, la Indochina de Wargnier despierta los fantasmas de un pasado desaparecido.

Indochina, Vietnam / Malasia.

Indochina, Vietnam / Malasia.

5. La pelota del gobernador (Nueva Caledonia)

Marie-France Pisier, 1988, Francia
No todos tuvieron la suerte (o mala suerte) de tener padres expatriados. Thea, ella vive en Nueva Caledonia, con un vicegobernador de la isla, que está a punto de organizar un ministro francés Outre Mer. En medio de las socialidades oficiales, la niña cruza las aguas turbulentas de la adolescencia, con su cuota de pasiones y transgresiones. Inspirada en la novela homónima de la que fue autora, Marie-France Pisier presenta un episodio inspirado en su propia juventud. Ella filma sus «400 golpes» en los trópicos, en el viejo mundo de la década de 1950.
En la película, Théa intenta apagar los fuegos de un faro para evitar que su amiga se embarque a la metrópoli. Este es el faro Amédée, erigido en una isla de coral frente a Nouméa, donde puede disfrutar del esnórquel o el buceo. Un archipiélago distante ubicado a 17,000 km de Francia, Nueva Caledonia es un destino natural que vale especialmente sus playas con aguas turquesas, arrecifes de coral y paisajes salvajes. Si el viaje a este territorio extranjero parece demasiado largo (24 horas desde la metrópoli), quédese en la atmósfera de Bola del gobernador yendo a Niza o Antibes: sus palmeras también están en la película.

6. Crónica de los años de las brasas (Argelia)

Mohammed Lakhdar-Hamina, 1975, Argelia
Punto de nostalgia colonial en este largometraje coronado por un Palma de Oro en el Festival de Cannes que evoca, a través de una saga familiar, el sufrimientos infligido a la población argelina por el régimen colonial y el despertar de un sentimiento nacional. Una figura decorativa del cine argelino, Mohammed Lakhdar-Haminaa quien también debemos Viento en el Aurès, ilustra en este fresco histórico El contexto y los acontecimientos que, desde 1939 hasta el 11 de noviembre de 1954 (fecha del estallido de la insurrección), llevaron a los argelinos a tomar las armas contra los franceses. Es un Guerra y paz sin cargo de caballería, pero que devuelve al pueblo argelino su historia.
Esta obra operística está arraigada al norte del Sahara argelino, en el oasis de Laghouat y en el valle de M’zab. Como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el M’zab está organizado alrededor de cinco pueblos fortificados, el ksoursquienes han estado acampando por mil años en medio de la arena. Sus medinas, formadas por una red de callejones y pasillos, revelan casas bajas de ladrillo cuadradas típicas de la arquitectura mozabita, que han inspirado a muchos planificadores occidentales. Su capital administrativa es Ghardaia. También se pueden visitar las «ciudadelas de verano», ahogadas en los palmerales, donde los habitantes vienen a buscar sombra y frescura. Este país de cultura bereber estuvo marcado por su comunidad ibadita, una minoría y una corriente rigurosa del Islam, que se exilia en estas zonas desérticas para vivir su fe y construir mezquitas increíbles allí.

7. Tabou (Mozambique)

Miguel Gomes, 2012, Portugal / Francia / Alemania / Brasil
la saudadecomo la nostalgia, afirma su poder solo en el tiempo presente, en la solicitud de memoria y en la corrupción que la imaginación hace sufrir a esta memoria. en tabú, este hiato se expresa por el distinción formal entre la primera parte, contando en 35 mm, día a día, la desaparición de una anciana en la Lisboa de hoy, y la segunda, el recuerdo llevado por una voz en off en un fascinante rosario de imágenes en 16 mm desde un idilio vivió cincuenta años antes en la colonia portuguesa de Mozambique, donde un erotica tropicalFlorece bajo las lánguidas mosquiteras. El «paraíso perdido» anunciado por la primera parte de este díptico no es tanto la tierra africana, dulce, peligrosa y sensual que Portugal perdió durante la independencia de Mozambique, que el arrepentimiento y la recomposición de la época de ama dos veces, hace medio siglo; al final del continente africano.
País extremadamente pobre, Mozambique comienza a redescubrir una vocación turística, con los principales activos de sus playas postales a veces bordeadas de lagunas paradisíacas. Los resorts costeros que se extienden a lo largo de la costa emanan el encanto melancólico de las villas coloniales desvaídas. Maputo, la capital, tiene magníficas casas heredadas del período portugués, pero es en la isla de Mozambique donde se puede descubrir la joya arquitectónica del país (clasificada por la Unesco), donde se mezclan diversas influencias. . Para llegar a Mozambique es más barato tomar un avión a Johannesburgo en Sudáfrica, luego llegar a Maputo por carretera.

Tabou, Mozambique.

 Tabou, Mozambique.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *