Mapa

La adaptación a una nueva cultura no siempre es fácil. El viajero a menudo tarde o temprano se enfrenta a un difícil período de transición. Estos son nuestros consejos para ayudarlo a comprender qué es el choque cultural y cómo lidiar con él.

¿Qué es el choque cultural?

El choque cultural es un conjunto de emociones asociadas con la llegada a un nueva cultura, encontrarse con una cultura desconocida o volver a la cultura de pertenencia después de un viaje al extranjero (shock de retorno). Puede advertir al viajero novato como se le advirtió, unos días, algunas semanas o incluso meses después de su llegada. Aunque todavía no existe una vacuna para combatirlo, existen formas de minimizar sus impactos negativos y convertir la situación en un desafío, en una oportunidad de desarrollo personal.

Los síntomas

Sentirse cansado, tener ganas de dormir todo el tiempo, comer o beber compulsivamente, estar ansioso o estresado, mirar en el vacío, no poder concentrarse, sufrir nuevos problemas de salud, sentirse atrapado, incómodo, retirarse, aislarse, aburrirse, sentirse triste, tener tristeza, criticar todo, estar irritable, pensar constantemente en la familia, los amigos, la vida anterior, estar obsesionado con la higiene y la salud, estereotipar a las personas, mostrar hostilidad, sentir que todo está mal.

Mercado en Phnom Penh, Camboya

Mercado en Phnom Penh, Camboya

Las diferentes fases

Los sociólogos generalmente identifican tres fases principales de adaptación enfrentando una nueva cultura. Estas fases no siempre se siguen y los síntomas varían mucho de persona a persona. Además, el choque se puede sentir antes si la brecha cultural es grande, y más tarde si uno está en una cultura cercana a la nuestra.

La luna de miel

Al llegar, todo es hermoso, todo es fascinante, todo es por descubrir. ¡Estamos en una fase de observación y estamos llenos de novedades! Comida, música, arquitectura, nuevo lenguaje, etc. ¡Tendemos a descuidar las diferencias entre la cultura local y la nuestra! Se interpreta de forma romántica.

Angustia (o negociación)

Después de algunas semanas, comienza a sentir los síntomas del shock. Frustración, ansiedad, ira. ¡Lo que parecía encantador al principio parece repentinamente inaceptable! Estamos decepcionados, nos sentimos traicionados, nos sentimos extranjeros.

Ajuste y adaptación

¡Después de unos meses, terminamos haciéndolo! Desarrollamos rutinas, estrategias para resolver problemas y comunicarnos con la población local. La novedad se desvanece e incorporamos hábitos locales en la vida cotidiana. Uno se sorprende incluso de pensar como los lugareños, de usar su lógica, la que antes nos parecía tan incoherente. Es la adaptación, la respuesta constructiva al cambio.

Preparándose para el choque cultural

¿Se puede prevenir el choque cultural? De hecho, la pregunta es diferente: ¿deberíamos prevenir el choque cultural ? Las mayores revelaciones de viajes a menudo se hacen cuando uno se encuentra en este estado inestable donde se espera todo y nada al mismo tiempo. Por lo tanto, en lugar de tratar de evitar el golpe a toda costa, es mejor tratar de mitigar los efectos negativos de este período de crisis.
El primer activo es conocer y comprender el proceso de transición. Como los síntomas son vagos y difusos, no es raro que las personas se sientan incómodas, desestabilizadas o frustradas sin comprender realmente la causa. Reconocer las emociones asociadas con el shock le permite relajar la presión, darse tiempo y desarrollar una estrategia para el futuro.
¡Es un proceso normal! ¡No intentes minimizarlo, escóndelo en una esquina! Es probable que te espere en el turno.

Estrategias de prevención.

  • Tómese el tiempo para conoce tu destino : Conozca la geografía, las condiciones climáticas, el idioma, la situación política, la reputación que tienen los extranjeros, los riesgos y peligros específicos de la región, las marcas de cortesía, las reglas de etiqueta , relaciones hombre-mujer, privacidad, espacio personal, reglas de vestimenta, religión, tradiciones … Cuanto más sepa, más rápida será la adaptación. Tómese el tiempo para ver películas (ficción o documental) y fotos relacionadas con su destino. Si conoce a alguien que ha viajado a su área de destino, aproveche esto para hacerle algunas preguntas.
  • Prepárate mentalmente: cEmpatía y mente abierta, dos aptitudes para la comunicación intercultural. Imagina cómo será tu vida. Analice su propia cultura y las dificultades que enfrentan los extranjeros cuando llegan a su país. Intente abrirse a la cultura anfitriona antes de ir, conocer gente de allí, etc. ¡Acepta que todas las culturas son diferentes! Es relativamente fácil conocer gente de origen extranjero y hacerles preguntas sobre su cultura. Preste atención a su punto de vista y escuche evitando saltar a conclusiones. Descubra sus diferentes formas de acercarse a la vida y haga sus preguntas con una mente abierta.
  • Planifique mantenerse en contacto: pide a tus amigos que te escriban regularmente. Trae fotos contigo, música … ¡Lleva un diario! Es útil recordar por qué nos fuimos, reenfocarnos en nosotros mismos y visualizar las fases de nuestra adaptación. El lento viaje a pie o en bicicleta hace posible que el viaje sea su destino al observar la evolución de los paisajes, las estaciones y los climas. La transición suave de las culturas a menudo reduce el impacto porque las facultades de adaptación se solicitan permanentemente. La transición de una cultura a otra es más gradual y minimiza el impacto de los cambios a diario.

Vendedor de fruta fresca en las calles de Cartagena, Colombia.

Vendedor de fruta fresca en las calles de Cartagena, Colombia.

Lidiando con el choque cultural

Cuando llegue el momento en que quieras criticar, trata de racionalizar y desapegarte de la cultura. Toma el tiempo para observar, escuchar y hacer preguntas.
conocer tolerar diferenciasver las cosas de manera diferente evitando juzgar o ridiculizar la cultura en la que te encuentras. Enfoque nuevas situaciones con curiosidad, haga preguntas cuando sea necesario. Aceptar malentendidos, relativiza, pon los conflictos en perspectiva y aprovecha tu sentido del humor aprendiendo a reírte de ti mismo. Sumérgete en la cultura local siguiendo las noticias y participando en eventos culturales. Luche contra la retirada teniendo varios grupos de amigos y viéndolos regularmente. ¡Manténgase física y mentalmente en forma! ¡Come bien, muévete, duerme bien, relájate!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *