Mapa

Aunque está relacionado con el choque cultural por algunos de sus síntomas, la nostalgia es bastante distinta. Es una sensación de angustia, falta, abstinencia, depresión o ansiedad causada por la separación de un entorno familiar como el hogar o el país de origen. Puede verse exacerbada por la división cultural que se experimenta a diario, pero siempre está vinculada a la forma en que se experimenta la separación.
Los niños enviados al campamento de verano, los adolescentes o los estudiantes de secundaria a cambio en el extranjero sienten más la nostalgia, porque la edad y la experiencia de viajar son factores clave. Circunstancias especiales pueden amplificar el síndrome, como un evento importante que afecta a la familia (nacimiento, matrimonio, enfermedad o muerte) o un fuerte vínculo con un miembro de la familia (cónyuge, padre, hijo o incluso mascota). Algunas culturas serían más nostálgicas que otras por la forma en que el apego y la separación se experimentan tradicionalmente. Las personas profundamente arraigadas en una rutina en el momento de la partida también se ven generalmente más afectadas por la nostalgia.

Prevención y tratamiento de la nostalgia.

¡Ulises mismo rodó por el suelo y se sofocó, pensando en aquellos que extrañaba a lo lejos! Sepa que la nostalgia es normal y que puede reducir la intensidad de los síntomas adoptando una estrategia de afrontamiento activa y consciente.

Vive tus emociones

Se trata de reconocer los síntomas de nostalgia y de aceptar conscientemente un momento de debilidad. Estos sentimientos son parte de un proceso normal de separación que te hace crecer y te hace más independiente.

Comparte tus emociones

La investigación muestra que verbalizar las propias emociones apoya el proceso de adaptación y ayuda a poner la situación en perspectiva. También es una oportunidad para profundizar su relación cuando está de viaje. ¡También es posible compartir las emociones con uno mismo! Para esto, se recomienda hacerlo con un apoyo (escritura, por ejemplo) para mantenerse enfocado y evitar perderse en sus pensamientos.

Comunicándose con sus seres queridos mientras viaja

Planifique una estrategia de comunicación (cartas, correos electrónicos, llamadas regulares) para sentirse tranquilo.

Charla de Skype en el otro extremo del mundo.

Charla de Skype en el otro extremo del mundo.

Adopta una actitud constructiva

Es un error creer que no hay nada que hacer y que la situación no puede mejorar. Elegir vivir la situación de manera optimista lo saca del ciclo de la depresión y la ansiedad. Tenga cuidado, no se trata de ignorar el problema ni de repelerlo, sino de reconocer que es una fase de transición y adoptar deliberadamente una actitud positiva al obligarse a integrar actividades, evitando el aislamiento y la retirada.

Juega, distraete, participa en un proyecto

El juego ayuda a dirigir la atención al presente mientras hace que el entorno sea más tranquilizador. Sin un problema grave, permite desarrollar el apego por el lugar en el que se encuentra y hacer un contrapeso a la retirada y la evitación, que son reflejos de protección que tienen efectos negativos en el mediano plazo. Por ejemplo, podría explorar el vecindario con una cámara y buscar graffiti o fachadas decoradas. Más simplemente, puedes jugar en un parque y disfrutar del aire libre encontrando al niño que llevas dentro …

Tranquilizarse

Tenga objetos de transición con usted, pequeñas cosas que le recuerden a su hogar. Los quebequenses conocen el efecto del jarabe de arce en el corazón, y un Camembert puede hacer maravillas con un francés en el medio de Asia. Otras estrategias: música casera, postales, fotos, aromaterapia relajante, cantar en voz alta, meditar, escribir un periódico, …

Participe en el viaje

Participar en todas las etapas de planificación permite visualizar las fases del viaje y evitar «sufrirlo».

Comience con tiempos de separación cortos

Si uno está predispuesto a este malestar, aumente gradualmente la duración de las separaciones y evite a toda costa acortar el viaje porque sería dejar de aprender de esta etapa del viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *